Linklater y la voz natural

“Feeling the natural voice” es el libro escrito por la investigadora y pedagoga Kristine Linklater y en el cual desarrolla las bases de su trabajo con la voz. Partimos de la base de que desde un edad bien temprana nuestro comportamiento ha estado condicionado por la manera en que nuestra familia nos ha educado, por supuesto que influyen otros factores en el comportamiento de una persona, pero el núcleo es el modelo familiar y el entorno en el cual hemos estado conviviendo durante los primeros años de nuestra vida. Todos estos condicionamientos también afectan a la voz. Desde niños aprendemos a decir si o aprendemos a decir no, o incluso nos mandan callar en determinadas situaciones que no tenemos porque entender. Todas estas “censuras” van mermando el canal natural de la voz, el impulso comunicativo. A medida que crecemos somos menos espontáneos y tenemos más filtros que evitan que nuestra voz sea natural. La técnica linklater propone un viaje a nuestros impulsos comunicativos más transparentes, primarios y primigenios. Normalmente las tensiones psicológicas se reflejan en el cuerpo mediante tensiones físicas y estas tensiones físicas evitan que el sonido vibre en esas zonas en concreto. Queremos obtener resonancia y devolver a nuestro cuerpo entero la capacidad que tiene para resonar. De esta manera la voz será un río que fluirá libremente por el cuerpo y responderá a las necesidades comunicativas de una manera orgánica y viva. La base de la técnica Linklater es abrir espacio en el cuerpo mediante progresiones de ejercicios de relajación. Cuanto más espacio tenga el cuerpo, más espacio tendrá la voz para resonar. En estos días vivimos deprisa y no somos conscientes de la cantidad de tensiones físicas que acumulamos a lo largo del día. Las tensiones físicas son zonas donde la energía queda atrapada y los músculos tensos y pegados al hueso. Es francamente difícil para las vibraciones del sonido transitar estas zonas. Por ello tenemos que intentar practicar estos ejercicios con regularidad y con la voluntad de abrir espacios dentro de nuestro cuerpo. Linklater nos propone recuperar las propiedades que nuestra voz tiene, nutrir la conexión con el impulso comunicativo y así permitir que nuestra voz vuelva a ser natural.