“El teatro de la muerte”

Al hilo de las reflexiones sobre el papel de Dios en el teatro ha sido inevitable acudir a Tadeuz Kantor, y a su tanatoteatro. En él nos topamos con personajes completamente grotescos, desesperados y sumidos en la locura. Existe un desamparo brutal en las propuestas de Kantor, y tras ese desamparo un cuestionamiento necesario . Las obras de Tadeuz cantor son un grito en mitad de la noche polaca, un grito llamando a Dios. ¿Cómo sobrevivir después de lo ocurrido ? Quizá la obra más significativa para entender el teatro de Tadeuz es “Wielepole, Wielepole”. En este trabajo podemos ver todos los personajes que poblarán sus propuestas. Soldados demacrados, rígidos e histriónicos caminan acompañados por música folklórica polaca que realmente pone los pelos de punta. Personajes con bombín a modo de maestros de ceremonias que a su vez pueden recordarnos a Vladimir y Estragón nos presentan la acción escénica . La dramaturgia de Kantor no es una dramaturgia realista ni naturalista, más bien lo contrario, se apoya en el expresionismo y en diálogos deshechos e ilógicos para mostrarnos una radiografía triste y esquizofrénica del alma polaca.
En las propuestas de kantor hay referencias constantes a Dios y a la muerte. Existe en sus personajes un cuestionamiento brutal anclado en el vacío de Dios. Se preguntan, buscan justificaciones para asumir el propio drama polaco, el cual a estas alturas no hace falta mencionar. Los personajes son fantasmas de soldados, de novias vestidas de blanco, de madres, de sacerdotes y de un largo ectcetera de habitantes que no hacen sino preguntarse constantemente donde está Dios, y siempre con el terrible fantasma sobre sus cabezas de de lo que hubieran podido ser .